Yo Compro en Zalamea

Razones para comprar en nuestro pueblo

1. Porque ayudas a tus vecinos. Muchos de los empleados y dueños de estos comercios son personas relacionadas con el barrio. ¿Cómo no seguir apoyándoles para que la comunidad humana que todos formamos siga siendo próspera?

2. Porque los profesionales que te atienden son expertos y nos pueden dar un trato más personalizado. A todos nos tranquiliza saber que al lado de nuestra casa hay personas amables dispuestas a proporcionarnos la solución más idónea.

3. Porque crean empleo. Comprar en un comercio de cercanía contribuye a la riqueza de la ciudad y a que el mercado de trabajo se mantenga activo. El empleo es una de nuestras grandes preocupaciones, así que… blanco y en botella.

4. Porque no son más caros. Gangas hay en todos lados. Lo importante es abrir los ojos y buscar las mejores ofertas, la naturaleza de cada negocio no tiene que ver directamente con el acceso a las mejores o peores opciones de compra.

5. Porque dinamizan la economía local. El dinero que invertimos en el comercio de proximidad circula por la ciudad y genera mejores expectativas económicas para las familias y personas cercanas, con nombre y apellidos.

6. Porque animan el día a día de la ciudad. Los comercios de barrio generan ambiente en las calles y dan vida al entorno urbano donde se ubican. No hay nada más melancólico que una calle vacía y silenciosa, ¿no?

7. Porque hacen que la calle sea un lugar limpio y más seguro. Donde hay tiendas, hay movimiento de personas y, por tanto, será más difícil que un carterista nos asalte si hay personas cerca que pueden salir en nuestra ayuda, por ejemplo.

8. Porque dan mucha importancia a los productos de calidad y porque potencian aquellos que se fabrican en la zona. El tomate comprado en un local de alimentación de nuestro barrio sabe a tomate, que dirían algunos.

9. Porque las tiendas de barrio son buenos lugares de socialización. Ayudan a reforzar las relaciones entre vecinos y, en ellas, la conversación puede ayudarnos a olvidar por un momento los pequeños problemas cotidianos.

10. Porque los comercios tienen una alta conciencia de responsabilidad social corporativa y, gracias a nosotros, pueden apoyar iniciativas solidarias por el bien de aquellos que hacen un esfuerzo adicional cada día para salir adelante.

11. Porque en fechas como estas, cuando empieza a anochecer pasadas las cinco de la tarde, la luz de la ciudad proviene del comercio, de esos escaparates que iluminan las calles.

12. Porque el comercio de cercanía evita desplazamientos en coche y, por tanto, también reduce la contaminación y el estrés.

Anuncios